jueves, 24 de julio de 2014

Decrecimiento sostenible [del blog Decrecimiento]

Decrecimiento sostenible

Posted: 22 Jul 2014 07:30 PM PDT


La justificación del decrecimiento sostenible es la misma que comparten otras iniciativas como pueden ser el crecimiento sostenible, la bioeconomía, la economía ecológica o la ecología política, por ejemplo: no sólo las predicciones sobre el futuro del planeta (y de los seres que lo habitan) son alarmantes, sino que el presente es ya difícilmente admisible desde un mínimo de conciencia ética

El decrecimiento sostenible es un concepto más amplio que el famoso crecimiento sostenible, puesto que pretende ir más allá del discurso energético, incluyéndolo. Se asienta en una preocupación en la que pesa, del mismo modo y de forma directa, las repercusiones sociales y psicológicas. Es un llamamiento a mantener lo que hemos conseguido de positivo (como el progreso en el discurso ético y en el conocimiento), prescindiendo de lo negativo (como la adicción consumista o la ignorancia).

Es un llamamiento a vivir bien, a llevar una buena vida, lo que incluye no sólo a los individuos, sino también y especialmente, a los patrones de convivencia. Esta filosofía de vida admite a su vez graduaciones que incluyen incluso el objetivo extremo
del decrecimiento "total". En esta línea, "el decrecimiento es una gestión individual y colectiva basada en la reducción del consumo total de materias primas, energías y espacios naturales gracias a una disminución de la avidez consumista, que nos hace querer comprar todo lo que vemos" (Honorant, 2006).

El decrecimiento sostenible es una filosofía práctica de vida. Se encuentra en consonancia con movimientos de consumo responsable, de vida lenta, de comida lenta, de gasto mínimo, etc. No puede ser impuesto desde cambios en la producción ni mediante legislaciones. Debe ser voluntaria y libremente asumido por los agentes individuales, como vaticina la teoría (que no la práctica) del mercado y de la democracia. Por ello, el campo de batalla directo es la mente del consumidor: "El consumidor moderno es físicamente pasivo, pero mentalmente muy activo".

El consumo es más que nunca una experiencia que tiene lugar en la cabeza, un asunto del cerebro y de la mente, en lugar de un simple proceso dirigido a satisfacer necesidades biológicas corporales"(Bocock, 1995:79). La mente es el lugar donde campea el marketing comercial y el político (Barranco, 2003). Es donde se construyen necesidades y deseos que sólo el crecimiento insostenible es capaz de saciar, aunque sea una satisfacción fugaz.

Para saber más: Comportamientos de consumo y decrecimiento sostenible. Vicente Manzano. 2006.

¡No a las leyes secundarias de la reforma energética!

¡No a las leyes secundarias de la reforma energética!

Peña Nieto, Obama y sus patrones- los financieros de Wal Street y la City-  saben desde hace años que los contenidos de la reforma energética y sus leyes secundarias van en contra de los intereses de los mexicanos y de los pueblos del mundo; del clima de la Tierra y de los dones de la Naturaleza de América del Norte; saben muy bien que los motivos de fondo de esta reforma y sus leyes secundarias no son honorables ni defendibles en un debate abierto, informado y democrático; tienen muy claro que esta reforma tiene como objetivos de fondo salvar el sistema político neoliberal mexicano y ayudar a salvar la política energética de EU ( la aberrante tecnología fracking)y los negocios de poderosos financieros y políticos de EU, Canadá, Inglaterra, Holanda, España y México, amenazados por los posibles disparos en los precios mundiales del gas y el petróleo, en los próximos años, a consecuencia del agotamiento de los hidrocarburos convencionales o de bajo costo de extracción; saben que es necesario recurrir al secreto, la mentira, el engaño, para lograr estos objetivos canallescos; a pedir las consultas a "expertos "que tienen grandes intereses en los resultados de la reforma; a los foros de consulta esterilizados, manipulados; a las intensas campañas publicitarias plagadas de mentiras y engaños(que bajará la electricidad, el gas, la gasolina); al ocultamiento de las iniciativas; a la aprobación de la reforma  energética el 12 de diciembre de 2013; a la aprobación de las leyes secundarias en fast track , en las madrugadas, sin debate significativo, con la aplanadora del PAN, PRI, PVEM unidos.      

Desde hace años tuvieron pleno acuerdo de que era necesario crear las condiciones políticas y sociales que permitieran introducir esta reforma energética y sus leyes secundarias: recurrir al terror,  a la "doctrina del shock" (Naomi Klein), a la desestabilización de la sociedad mexicana.  Con toda anticipación planearon, prepararon, las "guerras contra el narco o la delincuencia organizada", la militarización del país, las desapariciones forzadas de personas, el libre tráfico de armas, la falta de investigación de los delitos, la impunidad de los que ordenan las matanzas desde el poder.  Elevaron substancialmente los gastos militares, policiacos,  penales y en espionaje de los ciudadanos; establecieron leyes para criminalizar la protesta; aplicaron duras medidas contra los activistas de los pueblos que se rebelaron contra el despojo de tierras y la construcción de megaproyectos: impusieron condenas desmesuradas a los campesinos, indujeron  asesinatos selectivos y hostigamiento judicial a los indignados de los pueblos y ciudades. Implantaron políticas para mantener muy bajos los salarios, eliminaron la protección legal del trabajador, elevaron los costos de la electricidad, el gas y la gasolina, encarecieron la alimentación, por medio de impuestos y el apoyo a los monopolios de la agricultura y el comercio. Apuntalaron legalmente a los monopolios de las telecomunicaciones (Televisa, Tv Azteca), para reforzar la guerra informativa contra la sociedad mexicana.  Hoy buena parte de la población mexicana vive en gran pobreza, aterrorizada en diferentes grados, sufre hambre, debe trabajar demasiadas horas diarias y perder otras muchas horas diarias en el transporte, está muy desinformada sobre los temas más importantes del país, especialmente sobre los asuntos energéticos y de telecomunicaciones. Hay desquiciamiento ambiental, social, económico y político en México. Lograron lo que buscaban.  

Peña Nieto y sus patrones cuidan mucho que estos  secretos canallescos no sean percibidos por la opinión pública, hacen un coro de alabanzas a favor de Peña Nieto,  de esta reforma energética, sus leyes secundarias y de sus falsas bondades; sobornan a las cúpulas de los partidos (Pacto por México); también, a los jueces y magistrados, los legisladores, los funcionarios de los organismos autónomos, por medio de enormes sueldos y fondos de retiro; inventan engaños continuos como la "calidad" en la educación, en la salud, en el medio ambiente(economía verde, crecimiento verde, desarrollo sustentable); promueven "garantías democráticas" (INE, TRIFE) que facilitan la supervivencia de falsas representaciones populares y el control del país que ejercen los poderes fácticos. Para aprobar una reforma energética tan absurda, Peña Nieto recurre a todo esto y a una reforma política que le permita a su grupo y a sus socios continuar en poder por al menos otros 30 años. Legalmente, la impunidad está garantizada.

Las leyes secundarias de la reforma energética contienen disposiciones muy contrarias a la integridad de las comunidades indígenas, campesinas, urbanas; a la conservación de los suelos, aguas y atmosferas limpias; a la paz entre las naciones y la soberanía de la Nación; a la justicia y los derechos humanos; a la economía de la mayor parte de los mexicanos; a la participación ciudadana y la democracia; a los valores de Libertad, Solidaridad, Precaución y respeto a la naturaleza y las futuras generaciones. Estas leyes refuerzan la destrucción, le perversión del derecho y la legislación que favorece a los mexicanos: son leyes espurias redactadas en el extranjero por las gaseras, petroleras, mineras  y generadoras de electricidad internacionales. Quienes aprueban estas leyes secundarias de la reforma energética son enemigos de la Madre Tierra, de las futuras generaciones de mexicanos y de la Nación.  

¡No a las leyes secundarias de la reforma energética!

México DF  20 de julio de 2014

Grupo ¡Salir del petróleo!

Adriana Matalonga, Ana María Yustis, Edgardo Mota, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Rodolfo Buentello.

Alejandro García Núñez, Por el Cambio con Dignidad AC; Cecilia Zeledón, Universidad de la Tierra de Puebla,  Arq. Gustavo Romero, postgrados de la Facultad de Arquitectura; Gustavo Armando Vega Martínez, Centro Mandala Madre Tierra; Mercedes Cabañas de la Facultad de Química de la UNAM

lunes, 14 de julio de 2014

Triunfo antifracking en la Corte de Nueva York

Triunfo antifracking en la Corte de Nueva York

Bajo la lupa

Triunfo antifracking en la Corte de Nueva York

Alfredo Jalife-Rahme

​A​
rrecia la gran batalla del fracking en Estados Unidos (EU) entre los juiciosos ambientalistas, con fuerte penetración horizontal en la ciudadanía, y el poderoso lobby de la industria petrolera que, en confabulación financierista con los 13 banksters de Wall Street, controla verticalmente a la plutocracia buitre. La colisión entre los ambientalistas, más cercanos al Partido Demócrata –hoy con su alma dividida por los cantos pecuniarios de sirenas que lo han envenenado–, y el lobby de la industria petrolera, supremo aliado del Partido Republicano, arreciará en las elecciones intermedias de noviembre cuando Obama puede perder su dominio en el Senado.

Desde 2008, el estado de Nueva York prohibió el fracking y todavía estudia sus efectos ambientales cuando los activistas antifracking temen angustiosamente la contaminación de los mantos freáticos y su abastecimiento potable, así como la destrucción de las tierras de cultivo con perjuicio a la salud pública, ya no se diga la provocación de sismos. Seis años más tarde, el máximo tribunal del Estado de Nueva York sentenció que las ciudades y villorrios pueden prohibir el tóxico fracking –fractura hidráulica con inyección de sustancias químicas desconocidas y grandes cantidades de agua, mediante la cual se extrae el polémico gas shale (esquisto/lutitas/grisú/pizarra)–, lo que constituye un tremendo descalabro para la industria petrolera, según Bloomberg (http://www.bloomberg.com/news/2014-06-30/n-y-cities-win-right-to-ban-fracking-oil-industry-loss.html).

Los reporteros de Bloomberg consideran que la sentencia "puede vigorizar los desafíos locales al fracking en otros estados" de EU y convencer a la industria de permanecer fuera de Nueva York, aun si el gobernador Andrew Cuomo permite la exploración y levanta la moratoria añeja de seis años para la prohibición del fracking.

El gobernador Cuomo pertenece al ala financierista del Partido Demócrata –hijo del ex gobernador Mario y divorciado de Kerry, la séptima hija del legendario Robert F. Kennedy– y hoy sufre fuertes presiones del lobby petrolero para levantar la moratoria bajo la falacia del estímulo económico (inyección de capitales y creación de empleos), aun sea a costa de la salud pública que consideran una externalidad.

Bloomberg reporta que también el año pasado la máxima Corte de Pensilvania emitió el mismo fallo judicial.

Thomas West, abogado de Norse Energy, comentó que el fallo pudiera conducir a que las empresas de petróleo y gas abandonen su esfuerzo (sic) para extraer gas en Nueva York, debido al efecto escalofriante (¡supersic!) sobre las inversiones en Nueva York. Según los reporteros de Bloomberg, existen partes de Nueva York arriba de la formación rocosa Marcellus Shale que la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) estima puede contener el suficiente gas natural para cumplir las demandas del mercado estadunidense por casi seis años (¡supersic!). Al corte de caja de hoy, 30 estados de la federación estadunidense permiten el fracking, mientras 75 ciudades del estado de Nueva York lo prohíben. Se escenifica así una impactante revuelta ciudadana contra el ominoso fracking.

California e Illinois exigen que las empresas "identifiquen las sustancias químicas que son usadas subterráneamente para fracturar la roca del gas shale", mientras en Ohio las nuevas reglas requieren la colocación de monitores sísmicos y el cese de la perforación en caso de un terremoto, cuando en Colorado, cinco comunidades han votado para restringir los alcances del fracking al limitar la liberación del metano, mucho más contaminante que el bióxido de carbono.

Nick Cunningham, de Oilprice.com (http://oilprice.com/Energy/Energy-General/NY-Anti-Fracking-Ruling-Deals-Blow-To-Shale-Industry.html), interpreta que el fallo judicial de la Corte del estado de Nueva York "concede a ciudades y villorrios la autoridad de prohibir el fracking, lo cual constituye un enorme golpe a la industria del gas shale".

FracTracker.org exhibe un mapa de más de 75 ciudades que han prohibido el fracking, lo cual ahuyentaría a los inversionistas, mientras se dinamiza un relevante movimiento para realizar una votación en la elección de noviembre que impulsaría la soberanía local.

El pasado 30 de junio, la Suprema Corte de Colorado otorgó un triunfo a los organizadores de la votación mediante la colecta de firmas necesarias para peticiones que coloquen hasta seis medidas antifracking por voto. Según Jack Healy, del New York Times (http://www.nytimes.com/2014/06/10/us/battle-over-fracking-poses-threat-to-colorado-democrats.html?_r=0), se ha desatado un apasionado debate nacional sobre el fracking a punto de ser puesto en la picota en las urnas electorales de Colorado, lo cual ha fracturado al Partido Demócrata, usualmente amigable con las medidas ambientalistas cuando su rival, el Partido Republicano, suele ser cómplice del omipotente lobby petrolero.

El acerbo debate sobre la viabilidad del fracking fractura también a la sociedad estadunidense y ha alcanzado las entrañas estratégicas de la OTAN, que fustiga a Rusia (¡supersic!) de encontrarse detrás de la campaña antifracking en Europa, que hoy se encuentra a merced de las importaciones del gas ruso y que forma parte del sangriento contencioso de Ucrania ( The Financial Times, 19/6/14).

Anders Fogh Rasmussen, polémico secretario general de la OTAN, se voló la barda al afirmar que "los servicios de inteligencia rusos financian de manera encubierta y trabajan con los grupos ambientalistas europeos en una campaña contra el fracking con el fin de mantener la dependencia de la Unión Europea con el gas ruso". A su juicio, la mejora de la seguridad de energía europea es de la máxima importancia y pasa por la adopción del fracking, sin importarle, por lo visto, su evidente toxicidad.

Sólo faltó que el estrambótico secretario general de la OTAN, totalmente controlado por EU y su designio estratégico mediante el pernicioso fracking, agregara que los servicios secretos de Rusia se encuentran también detrás de los perturbadores hallazgos de las insignes entidades científicas de EU que han condenado su toxicidad: Science (http://goo.gl/rn3uiG), Scientific American (http://www.scientificamerican.com/article/ohio-links-fracking-to-earthquakes-announces-tougher-rules/ ), Proceedings of the National Academy of Sciences (http://goo.gl/FR3VEB ), ya no se diga el Congreso de EU (http://goo.gl/RabXFX ), el mismo mandamás de Exxon Mobil (http://goo.gl/bRSo2b ), FuelFix (http://goo.gl/oPiq6m ) , Platts/CERES (http://goo.gl/pzBqiF ) e IPCC (http://goo.gl/2Ln270 ).

Katherine Nadeau, directora del grupo antifracking Política de Defensores Ambientales de Nueva York, comentó que el fallo daría más poder a las comunidades de EU, lo cual alienta, a mi juicio, la promoción y supremacía de la soberanía local comunitaria por encima de las otras soberanías exógenas, sean federales, regionales o globales cuando las soberanías deben ser armónicas en búsqueda del bien común y no sólo en beneficio del lucro depredador plutocrático y su modelo financierista buitre.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037

Del cambio climático al colapso climático antropogénico

Vía rápida al abismo
John Saxe-Fernández

El cuadro que describen las múltiples observaciones científicas sobre la dinámica climático/biológica registrada en 2013 y en lo que va de 2014 es tan amenazante, su orden de magnitud tan vasto y su compresión temporal tan sorprendente, que resulta vital preservar nuestra capacidad de imaginación, sorpresa o desasosiego conceptual. Como se asienta con solidez desde estudios e investigaciones ventilados por las principales instituciones y órganos de difusión de la ciencia contemporánea, más que en un cambio climático, vivimos al borde, si no es que en medio, de una ruptura o colapso climático antropogénico (CCA) en que están en juego la vida y la civilización. Desde Science se advierte que el aumento en la severidad de eventos tipo CCA en los próximos años es atribuible a la inercia en torno a las emisiones de gases con efecto invernadero –(GEI) CO2, metano– (que) crea un potencial de calentamiento global para el siglo 21 comparable en magnitud a los mayores cambios de los últimos 65 millones de años, pero en órdenes de magnitud más rápidos (www.ciencemag.org/special/climate p. 486).

Las llamadas de atención de la comunidad científica sobre el CCA no cesan, en particular, como dicen N. Diffenbaugh y C. B. Field, en un contexto de extenso uso y degradación del suelo, junto a cambios en la frecuencia y severidad de eventos extremos (Ibidem). El acortamiento de los plazos y el aumento en la temperatura se acentúan. Uno de los modelos más avanzados sobre el clima Ártico confirmó la observación de Peter Wadham, profesor de física oceánica de la Universidad Cambridge, de que habría un mar Ártico sin hielo en el verano de 2015, es decir, 85 años antes de lo previsto, con impactos militares, comerciales y ambientales por la explotación de petróleo, gas y minerales. De su lado la Organización Mundial de Meteorología (WMO, en inglés) anunció que en abril de 2014 "por vez primera en la historia humana se registró un nivel atmosférico de CO2 de 400 partes por millón (ppm) llegando a un ominoso umbral del cambio climático que continuaría en 2015 y 2016. Captada en el observatorio de Mauna Loa la cifra es más de 100 ppm más alta que en cualquier momento del último millón de años y quizá sea mayor que en los últimos 25 millones de años, por lo que Michel Jarraud, secretario-general de WMO, advirtió que el tiempo se agota...Si vamos a preservar nuestro planeta para las generaciones futuras, necesitamos acción urgente para frenar nuevas emisiones de estos gases con efecto invernadero (Reuters).

Ya los eventos severos están aquí y el impacto a futuro es grave: en mayo el programa sobre hielo polar de la NASA y Universidad de California informó que...inició un colapso masivo de la capa de hielo en la Antártida occidental, probablemente imparable, que causará un aumento inevitable de los niveles oceánicos globales. Se prevé que el evento culmine a fines de siglo, pero los científicos advirtieron que podría ocurrir antes por la intensificación de la ruptura climática antropogénica, según sintetizó Dahr Jamal (truthout.org). En 2012 la National Science Foundation de EU informó de una investigación paleoclimática cuyo principal científico dijo que el estado natural de la tierra con los niveles actuales de dióxido de carbono (entonces de 396 ppm) corresponde a niveles oceánicos de unos 70 pies más altos.

Pero por encima del enorme riesgo para la biosfera y para 99 por ciento, están los intereses del 1 por ciento y de los cabildos del petróleo, gas y carbón, que niegan o trivializan la encrucijada. A fin de calibrar el peso de esos intereses y de la inercia hacia el abismo, nada mejor que revisar el Informe Especial sobre Inversión Mundial en Energía, 2014 de la Agencia Internacional de Energía (AIE), París Francia: de hoy hasta 2035 la inversión mundial acumulada en energía se estima en 48 billones (millones de millones) de dólares. De esa cantidad 40 billones se destinan al suministro energético y el resto a la eficiencia energética. La tajada mayor de 23 billones del rubro sumistro va a los combustibles fósiles y 10 billones se destinan a plantas generadoras, de los que 6 billones son para las energías renovables –bajas en carbono– y un billón para la muy peligrosa nucleoelectricidad, además de 7 billones para la transmisión y distribución de electricidad (p11). De los 8 billones en eficiencia energéticahacia el 2035, el 90 por ciento se invertirá en transporte, edificios y áreas potenciales para la eficiencia (Ibidem).

Como bien sintetizó Fatih Birol, economista en jefe de la AIE, hay un gran desencuentro entre las metas del cambio climático y las acciones que se toman en torno al mismo. El estudio revela que la racionalidad y la ética están ausentes en la estructura y dinámica que asociamos al capitalismo del siglo XXI en que ni el colapso climático, mucho menos el futuro de la vida, de las generaciones actuales y de las que siguen, son de urgencia mayor.

jsaxef.blogspot.com



-- 
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES