viernes, 18 de mayo de 2018

Abandonar el desarrollo, construir el postdesarrollo.

En nombre del desarrollo, los bancos financian la extracción de combustibles fósiles y minerales, centrales nucleares, termoeléctricas, aeropuertos, supercarreteras, trenes de alta velocidad, presas, trasvases de agua, incineradores de basura, vías rápidas elevadas (segundo, tercer o cuarto piso), puentes, túneles, desarrollos turísticos, zonas o áreas de desarrollo especial, plantaciones de árboles,  inteligencia artificial, robótica, biotecnologías, nanotecnologías, geoingeniería, entre otros megaproyectos que prometen crear muchos empleos, aumentar el bienestar, elevar el crecimiento económico y  reducir las contaminaciones.
Creyendo en sus promesas, una buena parte de los ciudadanos de las sociedades modernizadas apoyan estos megaproyectos. Sin embargo, estos proyectos desarrollistas devastan rápidamente el clima, los mares, los ríos, los bosques, las selvas, las especies animales y vegetales, los suelos, los acuíferos, los lenguajes, las comunidades indígenas y campesinas, los pueblos, los barrios, las ciudades, la seguridad personal, la salud, la ética de los científicos, la probidad de los funcionarios, el empleo, la economía popular, la cultura, la justicia, la legislación, los gobiernos, las relaciones internacionales, la Paz: ponen a la humanidad en peligro de extinción.  Los megaproyectos son armas de destrucción masiva.
La necesidad de conservar altas tasas de interés bancarias sostiene la proliferación de megaproyectos inútiles. En nombre del desarrollo, los políticos y los grandes empresarios- poco se distinguen hoy en día- hacen jugosos negocios con muy diversos megaproyectos: exigen infraestructuras, “motores del desarrollo”, “seguridad a las inversiones”; hacen propaganda y relaciones públicas: inventan el “desarrollo social” , el “desarrollo humano”, el “desarrollo personal”, el “desarrollo organizacional”, el “desarrollo urbano”, el “ecodesarrollo”, el “desarrollo científico y tecnológico”, entre muchos desarrollos que según ellos “nos ayudan a vivir mejor” y que promueven las olimpiadas del crecimiento económico perpetuo, esa guerra multidimensional contra los “improductivos” -la mayor parte de la población humana-, contra la Sociedad, el Clima y la Ecología.
Las Naciones Unidas, al servicio de las empresas transnacionales, impulsa la idea del desarrollo (Los Objetivos de Desarrollo del Milenio), con base en los irrepetibles logros de los “30 años gloriosos” (1945-1975) de la guerra fría, edad de oro del desarrollismo. Tan importante es el concepto de desarrollo para el gobierno de EU que presiona a las Naciones Unidas (Ignacy Sachs), para que la idea de sustentabilidad se encuentre siempre ligada al desarrollo, por medio del concepto “desarrollo sustentable”, una guerra pacífica, una oscura claridad: estafa que sostiene a los ministerios del medio ambiente y de la preservación de los recursos naturales.
En las sociedades escolarizadas, industrializadas, urbanizadas, prevalecen las ideas, las promesas, las ilusiones, asociadas al concepto del Desarrollo. La educación que se imparte en sus escuelas, su formación universitaria, sus mensajes publicitarios, su modo de vida “desarrollado”, sus infraestructuras, sus legislaciones, han logrado destruir las defensas mentales de muchas generaciones, han conseguido imponer a la sociedad las muy contaminantes “necesidades básicas” que definen al desarrollo: vivir como en EU y la UE, ser adicto a estos modos de vida.   Después del famoso discurso del presidente Truman, el 20 de enero de 1949, el gobierno de EU, con el apoyo de los países colonialistas y la banca internacional, consigue imponerle al mundo, a lo largo de más de seis décadas, el concepto, la doctrina del desarrollo, con el fin de dominar las aspiraciones, los sueños, el imaginario social de los países y las zonas “más pobres” del mundo, a partir de esa fecha definidos como “subdesarrollados”. Para ello, se fundan los bancos de desarrollo. Se quiere lograr que la mayor parte de los pobres tengan las mismas aspiraciones que los ricos.
Desde entonces, la diversidad cultural -indígenas, campesinos, artesanos, queda definida como atraso, resistencia al cambio y al progreso, obstáculo al crecimiento económico, objetivo de las acciones misioneras por el desarrollo, de los políticos, los banqueros, los empresarios y los académicos desarrollistas. El desarrollo de un país queda definido así, por la calidad y cantidad de sus bombas nucleares, naves espaciales, satélites, cohetes, misiles, aviones, tanques, telecomunicaciones y otras armas; por la cantidad y calidad de sus infraestructuras: plantas de generación de electricidad, aeropuertos, supercarreteras, hospitales, universidades; por el uso que hacen sus ciudadanos del avión, el auto, la computadora; por el consumo por persona de agua, electricidad y petróleo; por la producción que tiene de nuevas tecnologías o por su parecido al modo de vida de EU. Las sociedades quedan condenadas al crecimiento perpetuo.
Desde las primeras “décadas del desarrollo” esta modernización demuestra con hechos que el desarrollo produce lo contrario de lo que promete: la pobreza se moderniza en la forma de miseria, la riqueza se concentra a lo largo de los años, las migraciones aumentan, los mares, los ríos, los lagos, se vuelven cloacas, la basura invade los suelos, el aire de las ciudades se vuelve irrespirable, el clima se desquicia. El desarrollo produce una explosión de desigualdades, un ser humano banal, intercambiable, sin arraigo, unas masas embrutecidas, guerra de todos contra todos, consumismo extremo, toxicomanía (drogas, alcohol, juego de azar), obesidad, depresiones, suicidio, conductas de riesgo, angustias, esquizofrenias, psicosis, violencia intrafamiliar, escolar, laboral, servidumbre voluntaria, judicialización de la política, inseguridad generalizada, entre otros muchos males. El desarrollo es un concepto tóxico que hace infelices a pobres y ricos. El descrecimiento propone rutas para abandonar el desarrollo y construir el postdesarrollo.   
Miguel Valencia Mulkay

En el marco de las actividades preparatorias de la 2018 North South Conference on Degrowth-Descrecimiento, Mexico City  http://degrowth.descrecimiento.org/
----------------------------------------------
Por favor síguenos en nuestras Redes Sociales:
Facebook: First North-South Conference on Degrowth, Mexico City, 2018 http://bit.ly/2oGly72
Blog Decrecimiento - Descrecimiento México: https://decrecimientomexico.blogspot.mx/
Canal Youtube: Degrowth México 2018 FNSC https://bit.ly/2IrrOeY

jueves, 17 de mayo de 2018

La radiación que emiten los teléfonos celulares, ¿es segura?



La radiación que emiten los teléfonos celulares, ¿es segura?
Elaborado por la QB Mercedes Cabañas

Artículo derivado de la conferencia: Ver en Youtube



Texto

La vida surge hace unos 3 500 millones de años, en presencia e interacción de la energía radiante del sol y, los campos eléctricos y magnéticos de muy baja intensidad de la Tierra. Estos campos magnéticos terrestres, han permitido la orientación y la navegación de diversos tipos de organismos, como los de algunas especies de bacterias, termitas, peces, abejas, aves y ballenas.

Se ha observado que los Electroencefalogramas (EEG), de los gatos, perros, delfines, reptiles y de los humanos, entre otros, coinciden con las bandas de respuesta al estímulo eléctrico. Lo que muestra una interacción evolutiva de adaptación a la Resonancia Shumann, que es un campo magnético débil, entre la superficie de la Tierra y la ionósfera y, cuyos rangos de frecuencia o ciclos por segundo en Hz o hercios coinciden perfectamente, lo que posibilita la absorción de estas frecuencias con el cerebro de estos organismos.

Con el advenimiento inicial de la energía eléctrica y posteriormente de la electrónica, se han generado, un sin número de diferentes tipos de campos electromagnéticos (CEM) artificiales, con propiedades diferentes a los de origen natural, muy bioactivos y emitiéndose con elevados niveles de intensidad. Estas radiaciones de origen tecnológico, siguen aumentando de forma exponencial, sobre todo con las innovaciones electrónicas.

La contaminación electromagnética no ionizante de origen tecnológico, es especialmente
perniciosa porque escapa a la percepción de los sentidos humanos, circunstancia que tiende a fomentar una actitud bastante inconsciente en relación a la protección personal. La magnitud de esta contaminación es tal que, literalmente, NO HAY LUGAR DONDE ESCONDERSE. Además, dado el tiempo relativamente corto, durante el cual los seres vivos se han visto expuestos a ella, NO HAY NINGUNA INMUNIDAD EVOLUTIVA NI: contra los efectos nocivos que directamente pudiera tener sobre los organismos vivos ni, contra las posibles interferencias con los procesos electromagnéticos naturales, de los que dependen las funciones de los organismos vivos, como es el caso de las ballenas que pierden la línea geomagnética terrestre de navegación, por las maniobras militares con radares y sonares, muriendo encalladas en las playas.

Los CEM artificiales de Frecuencia Extremadamente Baja (FEB), de 30 Hz a 300 Hz, se producen por los cables de alta tensión, los trenes eléctricos, como el metro y por los equipos electrodomésticos y electrónicos, entre otros. Los CEM de Radio Frecuencia y Microondas (RF/MO) de 300 MHz (MegaHerz) a 3 GHz (GigaHertz), son emitidos por los hornos de microondas, teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos “fijos”, WiFi, computadoras de escritorio y portátiles, las tabletas y radares.

Los efectos de los CEM de origen tecnológico sobre los seres vivos son de tipo térmico y no térmico, siendo estos últimos los más preocupantes, y esto es así, ya que sólo los seres vivos responden a este tipo de energía radiante, siendo alterados en diferentes funciones principalmente las del cerebro. Aún sin elevación de la temperatura se han demostrado ampliamente, daños adversos a la salud en múltiples estudios de tipo epidemiológico, en animales de laboratorio, en cultivo de tejidos humanos y de animales, así como en estudios genéticos.

Existe una fuerte correlación entre el financiamiento de la investigación y los resultados, como  encontró en 2006 la Universidad de Berna, Suiza, en relación a la RF/MO y los teléfonos móviles. Con fondos públicos se encuentra un 80% de efectos nocivos en el organismo, mientras que con fondos privados sólo encuentran un 33% de daños en el organismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2002, estableció que las FEB, son un posible cancerígeno para humanos. En 2012, en una revisión sobre la leucemia infantil, M. Kundi, llegó a la conclusión de que estas radiaciones electromagnéticas deben ser clasificadas como cancerígeno humano definitivo.

Para 2011 la OMS clasifica a la RF/MO, a la que operan los teléfonos celulares como posible cancerígeno y, en 2012 de acuerdo a una amplia revisión de L. Hardell y M. Carberg, porponen, de acuerdo a las normas establecidas por la OMS, que la RF/MO son cancerígeno humano definitivo.

Una nueva patología generada por la exposición a los CEM artificiales, es la Electrohipersensibilidad (EHS) que presenta principalmente síntomas neurológicos, además de síntomas respiratorios, musculo esqueléticos, cardiovasculares, gastrointestinales y dermatológicos entre otros.

La OMS ha delegado históricamente el establecimiento de la normatividad respecto a los CEM de origen tecnológico, en la Comisión Internacional para la Protección de las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), reglamentación que no protege a la población, puesto que únicamente toma en cuenta los efectos térmicos inmediatos e ignora los efectos no térmicos, como la EHS y el cáncer, entre otros daños.

El biofísico M. Repacholi fue de 1996-2006 el líder del Proyecto de CEM de la OMS. Estableció inmediatamente una estrecha colaboración entre la OMS y la ICNIRP (siendo director de ambas organizaciones), invitando a las industrias eléctricas, de telecomunicaciones, de nergía y militares a las reuniones. Organizó gran parte del proyecto CEM de la OMS financiado por las actividades lobísticas de las organizaciones de la industria de las telecomunicaciones. Repacholi contrató a Emilie van Deventer para este proyecto en el año 2000 y es la actual directora del mismo. Ella ha sido miembro mucho tiempo de la organización dominada por la industria, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) de USA. El IEEE es la federación de ingenieros más poderosa del mundo, sus miembros son o han sido empleados en empresas u organizaciones, como las compañías eléctricas, las empresas de telecomunicaciones y la industria militar. El IEEE ha priorizado los esfuerzos de los lobbies durante décadas especialmente dirigidos a la OMS. Van Deventer es ingeniera eléctrica. No tiene conocimientos previos en medicina, epidemiología o biología, por lo que es sorprendente que haya sido seleccionada para una posición tan importante en la OMS.

DEVASTACIÓN SOCIOAMBIENTAL

La irrupción de la comunicación social a nivel mundial es preocupante, ya que parece que solamente se puede comunicar la gente por estos medios electrónicos. Hay aislamiento, discriminación si no tienes teléfono inteligente, adicción, tecnoestrés, una verdadera incomunicación, contrariamente a lo promovido por la industria y por ejemplo, los adolescentes asiduos usuarios de este medio de comunicación son menos felices, además de tener depresión de acuerdo a diferentes estudios.

En cuanto a los componentes de los teléfonos móviles, pueden tener hasta 80 elementos químicos, 200 minerales y más de 300 aleaciones, además de un 50% de plásticos. En muchos países del Sur, hay extractivismo de los minerales, despojo y devastación ambiental, así como un sin número de conflictos sociales y movimientos de resistencia.

Las tierras raras, importantes elementos químicos de los dispositivos electrónicos, que se producen en la laguna Baotuo de Mongolia Interior, una tonelada de tierras raras produce 2 000 toneladas de residuos tóxicos, con el elemento químico Torio radiactivo. Dicha laguna tiene 10 millones de toneladas de lodos residuales.

La contribución de las tecnologías de la comunicación (TIC´s) a la huella global total de carbono, se espera que crezca de aproximadamente del 1% en 2007 a 3.5% en 2020 y hasta 14% en 2040. En este caso, se consideran todos los dispositivos como PC, computadoras portátiles, monitores, teléfonos inteligentes y tabletas e infraestructura como centros de datos y redes de comunicación. Esto corresponde a la mitad del impacto de carbono de toda la industria del transporte. El iPhone promedio usa más energía que un refrigerador mediano. Aproximadamente 361 kWh si se suman conexiones inalámbricas, uso de datos y carga de la batería para el móvil y, aproximadamente 322 kWh por año para el refrigerador mediano. Cada vez hay teléfonos más grandes y más contaminantes: las grandes pantallas de las últimas generaciones emiten casi un 60% más de gases de efecto invernadero. Cada nueva generación de teléfonos contamina más en su producción y consume más energía eléctrica.

El proceso de ensamblado de los teléfonos celulares Samsung en Vietnam, con 411 000 trabajadores, donde el 80% son mujeres jóvenes es extenuante. Ensamblan 2 000 celulares al día por persona, tienen condiciones de  trabajo agotadoras, con turnos matutinos y vespertinos, de pié durante todo el turno de 9 a 12 hs que puede inducir a insuficiencia venosa crónica, parto prematuro, aborto espontáneo y trastornos musculo esqueléticos. Hay control del tiempo con “tarjetas de aseo” para poder ir al baño y maximizar el tiempo en la línea de producción. Están expuestos a altos niveles de ruido, a CEM y sustancias químicas tóxicas. Tienen desmayos y mareos en el trabajo, daños a la vista, hemorragias nasales, dolores en el  estómago, los huesos y las articulaciones.

La innovación tecnológica y la obsolescencia programada, generan rápidamente toneladas de basura electrónica, en 2016 se produjeron 44.7 millones de toneladas métricas y se espera que para 2021 sean 52.2. Solo se recicla el 20% de la basura electrónica a nivel mundial y de los teléfonos móviles menos del 1%, contaminando el medio ambiente en vertederos o rellenos sanitarios. Lo reciclado representa un negocio de metales y plásticos de 55 millones de euros. Los países recicladores están en China, Ghana y México entre otros. En muchos casos el reciclado se realiza en condiciones completamente inadecuadas e insalubres, quemando los plásticos para recuperar los metales. El humo del plástico quemado es sumamente tóxico, pues contiene dioxinas y/o furanos que son contaminantes orgánicos persistentes y cancerígenos, que tardan muchos años en degradarse.

Tecnología inalámbrica 5G-IoT

Se tiene proyectada la introducción para el 2020, la última generación de celulares, la red del 5G, que sera la base del Internet de las cosas IoT, por sus siglas en inglés. Esta tecnología usa microondas pulsantes de tamaño milimétrico o submilimétrico, con frecuencias más energéticas de 24 a 100 y más GHz. Las velocidades de transmisión de datos serán de hasta 10 Gbit /s para decenas de miles de usuarios simultáneos. Estas MO son bloqueadas fácilmente por obstáculos como las hojas y por tanto necesitan, millones de amplificadores de señales de celulares cerca de las casas o edificios. Se instalarán antenas pequeñas cada 150 metros en la calle y dentro de hospitales, centros comerciales, escuelas, etc.

El 5G-IoT es promovido con la promesa de las ciudades "inteligentes", lo que lleva a una vida más “cómoda, conveniente y eficiente”, SERÁ LA INTERCONECTIVIDAD  TOTAL. Lo cual necesariamente aumentará aún más, la exposición de los seres vivos a CEM artificiales.

Desde 2008 se observó que la piel, el órgano más grande del cuerpo humano, es una matriz de los conductos del sudor, que tienen forma enrollada y se comportan como antenas helicoidales para la banda de microondas milimétrica y submilimétrica. En el intervalo de 75 a 110 GHz hay absorción de estas MO. Esta absorción se correlaciona con el estrés fisiológico manifestado por la disminución de la frecuencia del pulso y de la presión arterial sistólica al inicio de la exposición, permaneciendo éstas a niveles reducidos, suben y bajan en los 30 minutos de exposición observada.

¿Tendrán los seres vivos  mecanismos de defensa biológicos suficientes, para compensar los elevados niveles de radiación electromagnética artificial que plantea la tecnociencia electrónica, con sus numerosas innovaciones y devastación socioambiental que genera? ¿se tendrá que continuar con este costo elevado del “progreso” tecnocientífico de intereses comerciales?. Además, a este tipo de contaminación hay que sumarle, las otras contaminaciones de diferente origen ya existentes.
----------------------

Por favor síguenos en nuestras Redes Sociales:
Facebook: First North-South Conference on Degrowth, Mexico City, 2018 http://bit.ly/2oGly72
Canal Youtube: Degrowth México 2018 FNSC https://bit.ly/2IrrOeY
-------------------------
¡Por favor ayúdenos a difundir el presente aviso¡ 





lunes, 30 de abril de 2018

Inscripción a Conferencia Descrecimiento México 2018

Cuota de Grupo, para movimientos sociales de países del Sur.
 Los activistas de movimientos sociales de países del Sur: indígenas, campesinos, trabajadores, estudiantes, vecinos, cooperativistas, ecologistas, ambientalistas, feministas, u otros luchadores urbanos que califican en la cuota de 100 euros, pueden acceder a la Cuota de Grupo: un grupo de hasta cinco personas, integrantes de alguno de estos movimientos sociales designa a uno de ellos como su representante, para pagar 100 euros por el grupo.   El grupo puede ser de dos, tres, cuatro o cinco personas.
Forma de pago: en la página de la Conferencia, en la pestaña de registro, en el título de Cuota de Grupo, registrar el nombre del grupo, el país al que pertenece, el nombre del movimiento al que pertenece, el nombre del representante del grupo y los nombres de los demás integrantes del grupo y luego pagar 100 euros. No hay reservaciones, sólo el pago garantiza el registro.
Condiciones: No se aceptan más de 50 personas registradas en la Conferencia con este tipo de Cuota de Grupo.  Si puede acceder a la Cuota de Grupo y quiere asistir a la Conferencia no tarde mucho en armar su grupo y pagar su Cuota de Grupo.  Ver  http://degrowth.descrecimiento.org/ 
La sede de la Conferencia será el Palacio de la Antigua Escuela de Medicina de la UNAM, en la plaza Santo Domingo.
Quedan pocas semanas para poder presentar propuestas de sesión especial o de ponencia individual en la plataforma de la pagina de la Conferencia.  
En algunos días se publicarán las convocatorias para participar en la Semana por el descrecimiento, con actividades fuera de la Conferencia, o como voluntario en la organización de las actividades de la Conferencia. 
------
Organizing committee of The 2018 First North South Conference on Degrowth-Descrecimiento, Mexico City           http://degrowth.descrecimiento.org/ 

Obligada, la descolonización del imaginario social

Obligada, la descolonización del imaginario social
Miguel Valencia Mulkay

La sociedad moderna, industrializada, muestra un profundo desprecio por los mares, los lagos, los ríos; por la vida silvestre, los árboles, los animales y los paisajes; por los indígenas, los campesinos y los obreros; por los migrantes, los discapacitados, las mujeres, los niños y los ancianos; por la Ley, las comunidades, las culturas, la filosofía, la historia, la ciencia no académica, los derechos humanos y muchas cosas más. Este comportamiento suicida, destructivo, desquiciado, está relacionado con la creencia en el Progreso y el Desarrollo; con el avance en la industrialización, la vigencia de la economía clásica y neoclásica, la sacralización de la propiedad privada, la difusión del culto a la ciencia y la tecnología, entre otros aspectos.  Tiene larga historia: es consecuencia de ideas, filosofías, creencias, prácticas que aparecieron en Europa hace algunos siglos, que en el último siglo se han propagado intensamente por todos los países, (la occidentalización del mundo), y que ahora colonizan las mentes de la mayor parte de los seres humanos.
 Jean Paul Besset[1] advierte “La humanidad entera comulga con la misma creencia. Los ricos la celebran, los pobres aspiran a conseguirla. Un solo dios, el Progreso, un dogma único, la economía política, un solo edén, la opulencia, un solo rito, el consumo, una plegaria única: Nuestro crecimiento que estás en los cielos… En todas partes, la religión del exceso venera a los mismos santos- desarrollo, tecnología, mercancía, velocidad, frenesí – persigue a los mismos herejes- los que están fuera de la lógica del rendimiento y de la productividad- dispensa una misma moral- tener, nunca es suficiente, abusar, nunca es demasiado, desechar sin moderación, después recomenzar, de nuevo y siempre lo mismo. Un espectro los persigue en sus noches: la caída del consumo. Una pesadilla les obsesiona: los sobresaltos del Producto Interno Bruto.”     
Por su parte, Ingmar Granstedt[2] escribe “Ahora se han vuelo valores positivos y primordiales la agresividad y el cinismo “golpeador”, la seducción manipuladora, la capacidad de osar dar golpes cada día más bajos, la indiferencia frente al sufrimiento de los demás, cercanos y lejanos, sin mencionar la complacencia del consumidor irresponsable”. Detrás de estas ideas, “valores”, ilusiones y certidumbres modernas se encuentra una mentalidad, un imaginario dominante que en lo esencial está colonizado por ideas económicas, economistas o economicistas; por los dogmas del crecimiento, la productividad y la competitividad. El sueño de una gran parte de los integrantes de la sociedad modernizada es el de vivir en la opulencia y el despilfarro y hacer dinero y ganar poder en el menor tiempo posible.  En los países del Sur o “en vías de desarrollo”, es una aspiración general tener un modo de vida consumista, productivista, como el que se tiene en EU y en la UE. Por otra parte, la mayor parte de los ciudadanos de los países desarrollados es adicta a su destructivo modo de vida.
Cornelius Castoriadis advierte[3] “La idea de que la única finalidad de la vida es la de producir y consumir cada día más- idea a la vez absurda y degradante- debe ser abandonada; es necesario que el imaginario capitalista de un seudo dominio seudo racional de una expansión ilimitada de la economía sea abandonado… La ecología es subversiva porque cuestiona el imaginario capitalista que domina al planeta.  La creencia en que la felicidad humana depende del crecimiento de la pavimentación, la electrificación, la industrialización, la transportación y del desarrollo tecnológico es muy extendida en el mundo; la comparten la mayor parte de los políticos y académicos de los países del Sur.  La filosofía de la escasez, los dogmas de los mercados y la economía política, las ambiciones desmedidas, la búsqueda del crecimiento económico infinito, están detrás de la explosión de violencia, corrupción, toxicomanía, desprecio por la ecología y otras malas costumbres de las modernas sociedades de crecimiento.
Hay una monstruosa idea del tiempo, el espacio, la vida, la muerte, en la construcción del sistema económico. Estas creencias o certidumbres organizan la vida del hombre moderno y son el fundamento de la persistencia de la devastación del clima, la ecología, las culturas indígenas, las comunidades, las ciudades, la Justicia, la Democracia, el Buen Vivir, el futuro de la humanidad.  El sistema, en particular el sistema económico, suscita, estimula, impone estas creencias, “valores” o certidumbres que, a cambio, contribuyen a reforzarlo. Su muy necesaria erradicación resulta muy difícil debido a que el imaginario dominante es sistémico. Es indispensable comprender cómo adoptó la sociedad moderna estas creencias o “valores”- cómo se ha colonizado el imaginario social en los últimos siglos-, para encontrar una salida a esta situación catastrófica. 
Serge Latouche[4] reconoce tres formas principales de colonización de las mentes: la educación (la escuela), la manipulación mediática y el consumo cotidiano o modo de vida concreto. Mahid Rahnema)[5]advierte: La escuela funciona como retrovirus VIH- SIDA: destruye las defensas inmunitarias de las personas. La publicidad opera como los traficantes de drogas: crea nuevas necesidades. La publicidad, el crédito al consumo y la obsolescencia programada son armas de destrucción masiva de las buenas costumbres: fomentan el despilfarro, la producción de basura y residuos tóxicos, la contaminación del aire, el agua y los suelos, la falta de ética de los profesionistas y el desprecio por los regalos de la Tierra. La urbanización concentracionaria, los megaproyectos, el consumo de comida industrializada, el uso del auto y el celular y la adicción por los grandes espectáculos completan la colonización del imaginario social.  
Sin la descolonización del imaginario social es imposible frenar la devastación climática, ecológica y cultural, el aumento del malvivir y el colapso de la vida en la Tierra. La 2018 First North South Conference on Degrowth-Descrecimiento, Mexico City tiene como lema Descolonizar el imaginario social, proceso obligado para lograr el Descrecimiento feliz o sereno.
-------
  En el marco de las actividades preparatorias de la 2018 North South Conference on Degrowth-Descrecimiento, Mexico City http://degrowth.descrecimiento.org/

[1] Comment ne plus etre progressiste…sans devenir reaccionaire
[2] Peut on sortir de la folle concurrence?
[3] Un societé a la dérive,
[4] Le Pari de la decroissance
[5] Quand la misere chasse la pauvrete.

sábado, 6 de enero de 2018

Portal de Primera Conferencia Norte-Sur de Degrowth-Descrecimiento, México, 2018

http://degrowth.descrecimiento.org/

The First North-South Conference on Degrowth, Mexico 2018 (Primera Conferencia Norte-Sur de Degrowth-Descrecimiento, México, 2018) will be a forum to present the latest in thought and practice of degrowth in the world and put it in dialogue with the context of the countries of the American Continent of the twenty-first century.

Inscripción anticipada :: The 2018 First North South Conference on Degrowth-Descrecimiento, Mexico City

Les rogamos realizar su inscripción tan anticipadamente como les sea posible: La FNSC tiene  cuotas reducidas de asistentes nacionales e internacionales; por cada sector social: movimientos sociales, cooperativas, sindicatos, cámaras, asociaciones civiles, ONGs, artistas, artesanos, académicos, gobiernos municipales y estatales y legisladores, para propiciar una participación lo más diversa posible y tiene, además, cuotas escaladas para determinar nuestra capacidad límite de inscripción de asistentes. Debido a lo anterior y a la novedad de la FNSC se tiene prevista una capacidad muy limitada de lugares para celebrar sesiones especiales, o presentar ponencias individuales o inscribir asistentes.

Para más información visite: http://degrowth.descrecimiento.org

¡Por favor ayúdennos a difundir el presente aviso¡
 
Atentamente
Apoyo secretarial. GRB-IU

lunes, 13 de noviembre de 2017

Invitación al Seminario de Descrecimiento - 6, 7 y 8 de diciembre 2017, FCPyS -UNAM

En esta ocasión nos complace invitarlos cordialmente al "Seminario Degrowth-Descrecimiento" que se realizará los días 6,7 y 8 de diciembre del presente año de 10:00 a 15:00 hrs en la Sala Lucio Mendieta y Núñez, Edificio "F" PB,  Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Ciudad Universitaria, UNAM. Referencias para ubicar la facultad: se encuentra cerca del metro Univesidad línea 3 del metro, enfrente de la Facultad está TV UNAM, y muy cerca está la Tienda UNAM. Los que lleguen en automovil podrán entrar al estacionamiento de alumnos.


La entrada es libre pero es indispensable inscribirse para asistir al seminario, el cupo es limitado. Las inscripciones son en el correo: info@degrowth.descrecimiento.org

Abandonar el desarrollo, construir el postdesarrollo.

En nombre del desarrollo, los bancos financian la extracción de combustibles fósiles y minerales, centrales nucleares, termoeléctricas, aer...

Popular en Descrecimiento